¿Estamos aprendiendo la libertad y la belleza de la humildad, o estamos todavía contando con nuestros propios recursos, reales o imaginados, para lograr la obra de Dios en nosotros y por medio de nosotros?

 
¿Quiere cancelar su suscripción? Haga clic aquí ¿Tiene dificultades para ver este e-mail? Haga clic aquí
 
Más Abundantemente
 
Aprendiendo mansedumbre
 
Devoción del 24 de mayo
 
De sus amigos en RayStedman.org
 
 
Lea: Hechos 9:19-31
 
 
 
Pasados muchos días, los judíos resolvieron en consejo matarlo; pero sus asechanzas llegaron a conocimiento de Saulo. Y ellos guardaban las puertas de día y de noche para matarlo. Entonces los discípulos, tomándolo de noche, lo bajaron por el muro, descolgándolo en una canasta. (Hechos 9:23-25)
 
 
 

¡Qué humillación! Aquí estaba Pablo, equipado para ganar el día para Jesucristo. Iba a mostrar al mundo cuánto podía hacer para este nuevo Señor que había encontrado. Pero en cambio se encuentra humillado, desechado, rechazado, repudiado. Sus propios amigos han de llevárselo de noche y bajarlo por una muralla. Camina hacia la oscuridad en completo y miserable fracaso y derrota.

Lo más asombroso es que muchos años después, al escribirles a los corintios y al reflejar sobre su vida, recuenta este episodio. Dice: “¿Me pides que me gloríe del acontecimiento más importante de mi vida? El más grande acontecimiento de mi vida fue cuando me llevaron de noche y me descolgaron sobre los muros en un canasto. Esa fue la experiencia más significativa que jamás he tenido desde el día que conocí a Cristo” (2 Corintios 11:32-33).

¿No es asombroso? ¿Por qué sería esto? Porque fue ahí en ese momento que el apóstol comenzó a aprender las verdades que graba para nosotros en el tercer capítulo de Filipenses, donde dice: “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús” (Filipenses 3:7-8a). O sea: “Todas las cosas que sentí fueron tan necesarias para hacer lo que Dios quería, tuve que aprender que eran absolutamente inútiles, sin valor. No las necesitaba para nada. Todo lo que pensé que tenía y necesitaba para servirle, tuve que aprender que no las necesitaba para nada. El comienzo de esa gran lección fue la noche en la que me descolgaron en un canasto de las murallas. Ahí empecé a aprender algo. Tardé bastante tiempo en entenderlo. Pero ahí empecé a aprender que Dios no necesitaba mis habilidades; necesitaba sólo mi disponibilidad. Sólo me necesitaba a mí, como una persona. No necesitaba mi trasfondo; no necesitaba mi linaje. No necesitaba mi conocimiento del hebreo. No necesitaba mi conocimiento de la ley. No necesitaba ninguno de estas cosas para nada. De hecho no tenía ninguna intención particular para utilizarlas para alcanzar a los judíos; me iba a mandar a los gentiles”. Y aunque no lo entendió plenamente entonces, empezó a asumir el yugo de Cristo y a aprender aquello que Jesucristo dice que cada uno de nosotros debe de aprender si vamos a ser útiles para Él.

Jesús nos informa del currículo: “que soy manso y humilde de corazón” (Mateo 11:19b). La ambición y el orgullo deben morir. Aprendemos que ya no vivimos para engrandecernos a nosotros mismos. No vivimos para ser una persona importante, ni religiosa ni secularmente. Vivimos sólo para ser un instrumento de la obra de Jesucristo. Y debemos aprender la verdad que Jesús enseñó a Sus propios discípulos cuando estaba aquí en la carne: “separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5b). ¿Qué es lo que puedes hacer? “¡Nada!” Puede que lo que hagas sea mucho a los ojos del mundo. Puede que lo que hagas sea estimado ahí. Pero en los ojos de Dios, sin Él no es nada. Si estás dependiendo de ti mismo, Dios evalúa todo lo que haces como si no valiera nada. Esto es lo que Pablo comenzó a aprender. Por medio de esta experiencia su orgullo comenzó a morir.

Señor, te pido que aprenda la lección, y que tenga la voluntad de no ser ya una persona que tenga que tener el control del programa yo mismo, sino que esté dispuesto a seguir a donde Tú guías, y a confiar en Tu vida en mí para poder ser todo lo necesario para poder hacer todo lo que necesita hacerse.

 
 
 
Aplicación a la vida
 
¿Estamos aprendiendo la libertad y la belleza de la humildad, o estamos todavía contando con nuestros propios recursos, reales o imaginados, para lograr la obra de Dios en nosotros y por medio de nosotros?
 
Related Message
 
For more on this portion of Scripture read the message:
sermon-title
or listen to the audio by clicking:
 
Listen to Ray
 
 
Previous
 
Devotions — Book of
 
Next
 
Envelope  
 
¿Desea suscribirse?
 
Suscribirse / Cancelar su suscripción a esta devoción diaria electrónica
 
Devoción diaria © 2014 por Ray Stedman Ministries. Edición español © 2015 por Ray Stedman Ministries. Para pedir permiso para usar este contenido, favor de ir a RayStedman.org/permissions. Sujeto a la política de permisos, todos los derechos reservados.
 
Daily Devotion © 2014 by Ray Stedman Ministries. Spanish edition © 2015 by Ray Stedman Ministries. For permission to use this content, please review RayStedman.org/permissions. Subject to permission policy, all rights reserved.