Stained Glass Window of Christ with His Disciples

Devoción del 7 de enero

El Limpiador del templo

Entonces recordaron sus discípulos que está escrito: “El celo de tu casa me consumirá”.

Juan 2:17

¿Se imagina usted lo que los discípulos sintieron mientras estaba sucediendo esto? ¡Qué avergonzados debieron de sentirse por las acciones de Jesús! No hacía mucho que estaban con Él, y no le conocían muy bien. Se habían sentido atraídos por las cosas tan asombrosas que Él decía y las cosas que hacía. Habían creído de todo corazón que Él era el Mesías esperado. No habían desentrañado todos los rompecabezas teológicos que Él debió de suscitar en las mentes de ellos, pero se habían propuesto seguirle. A pesar de lo cual, lo primero que Él hizo fue avergonzarles con Su actividad impertinente.

Imagínese usted entrar en el templo, donde esta costumbre se había venido practicando durante décadas enteras, y, sin apelar a la autoridad, se atrevió a echar a los cambistas de dinero, desparramando el dinero de ellos, echando los animales e incluso echando a las personas con un látigo! Los discípulos se sintieron muy avergonzados, pero es muy posible que al mismo tiempo se sintiesen atemorizados por lo que las autoridades pudiesen hacer por este flagrante desafío a ellos. Sabían que aquellos fariseos pagados de sí mismos no permitirían que Jesús se saliese con la Suya en este caso. Es posible que hasta los discípulos se sintiesen un tanto enfurecidos con el Señor por Su comportamiento antisocial, por no cooperar con lo establecido. Pero sabiendo quién era Él, seguramente no se atreverían a juzgarle.

Pero al verle hacer esto, de repente les pasó por la mente un versículo del Salmo 69. El salmo describe el sufrimiento y la agonía de Aquel que había de ser el Mesías. Se les pasó por la mente este versículo: “Me consumió el celo de tu casa” (Salmo 69:9a). “Me ha hecho sentirme enfurecido, se ha apoderado de mí y me ha obligado a actuar.” Es posible que por primera vez los discípulos sintiesen en sus corazones la negativa divina a soportar las impurezas interiores de aquella multitud y comenzasen a entender que Dios no está dispuesto a tolerar el mal.

Esto destaca una de las grandes paradojas de nuestra fe cristiana. En todo el evangelio de Juan veremos claramente cómo cualquier persona puede venir a Cristo, sean cuales sean sus antecedentes, sin importar todo el mal que pueda haber hecho, por muy malvado que haya sido: asesinos, prostitutas, estafadores, mentirosos, pervertidos, borrachos, pedantes pagados de su propia rectitud, amargados, personas de corazón duro, cínicos, hipócritas religiosos, los presuntuosos creídos en su propia suficiencia. Cualquiera que se dé cuenta de que hay algo que está mal en su vida, cualquiera que desee ser libre, puede acudir a Jesús. “Venid a mí todos los que estéis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”, dijo Jesús (Mateo 11:28).

Pero ahora los discípulos entienden, posiblemente por primera vez, que si la persona acude, puede estar segura de que Jesús no la va a dejar para que siga siendo como era hasta entonces. No va a aceptar y soportar el desorden, el compromiso, la extorsión y los jolgorios, sea lo que fuere lo que pueda estar corrompiendo y contaminando los patios del templo. Puede que Él le deje a usted en paz durante un tiempo, y son muchos los cristianos jóvenes los que han malentendido esto. Debido a que Él nos atrae a Sí mismo con amor y nos trata con paciencia, creemos que Él va a permitir que sigamos actuando según ciertos hábitos que nos resultan cómodos pero que están mal y que hemos seguido en nuestra vida. Pero no es así. Si nosotros confundimos esa demora y creemos que es aceptación, nos vamos a llevar un chasco. Si nosotros nos negamos a resolver aquello sobre lo cual Él pone Su dedo, un día le veremos venir con la mirada encendida y con un látigo en la mano y descubriremos que todo el tráfico en la inmoralidad será eliminado, tanto si nos gusta como si no.

Señor, limpia mi corazón de todo lo que lo contamina, para que pueda ser una casa de oración que te complazca a Ti.

Aplicación a la vida

¡Qué asombroso que en Cristo nos convertimos en morada para el Espíritu Santo de Dios! ¿Estamos nosotros totalmente comprometidos con la rigurosa limpieza de Su santo templo?

Esta devoción diara fue inspirada por un mensaje de Ray

The Temple Cleanser

Lea el mensaje de Ray