Ray of Hope Shining on the Face of a Child

Devoción de hoy, marzo 1st

¿Agradecidos, por qué?

Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones, acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.

1 Thessalonians 1:2-3

Pablo está continuamente agradecido en oración por estos creyentes, por tres cosas: su fe, su amor y su esperanza. En el Nuevo Testamento, ésas son siempre las características fundamentales de los que han venido a Cristo. Recordaréis que, al final del capítulo 13 de la Primera carta a los Corintios, Pablo dice: Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor; y el mayor de ellos es el amor (1 Corintios 13:13). Estas tres cualidades, dice el apóstol, nunca tendrán fin.

Pero, en concreto, como vemos aquí, no se trata sólo de fe, esperanza y amor. Es una fe que obra, un amor que trabaja y una esperanza que perdura. Pablo lo expresa así para que podamos verlos como los grandes motivos de la vida cristiana. Si tienen fe verdadera, si tienen amor nacido del Espíritu, y si tienen esperanza en la venida de Cristo, estarán motivados a vivir como deben hoy.

¿Cuál es esta obra de fe de la que habla Pablo? Él mismo lo resume en el versículo 9. Allí habla de cómo los tesalonicenses se habían convertido de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero. Ésa es la fe en acción. La fe no es simplemente creer; es algo que te cambia. La fe te hace cambiar de lo que está mal a lo que está bien, de cosas oscuras y dañinas a cosas correctas, verdaderas y saludables. Y la fe les hará pasar de la adoración de ídolos a Dios. Fíjense en la dirección de esta acción: hacia Dios, desde los ídolos. No es al revés. No dejan sus ídolos por alguna razón y luego tratan penosamente de encontrar a Dios. Lo que ocurre es que descubren algo de la belleza, la gloria y la grandeza de Dios, y están dispuestos a abandonar las cosas baratas y chabacanas con las que han estado intentando satisfacerse.

La América moderna es uno de los países más idólatras que el mundo haya visto jamás. Una vez supe de un chino que visitó este país, y a su regreso le preguntaron si los estadounidenses adoraban ídolos. Sí, lo hacen, informó. Tienen tres. En invierno adoran a un hombre gordo con un traje rojo. En primavera adoran a un conejo. ¡Y en otoño sacrifican un pavo! Eso nos hace gracia, pero estos no son los verdaderos ídolos.

América adora hoy no sólo a Eros, el dios del sexo, sino también a Baal, la deidad erótica asociada a los ritos de fertilidad. El culto a Baal fomentaba las prácticas degeneradas más libertinas. Se refleja en las prácticas repugnantes de nuestro país en la actualidad. El culto a Baal se manifiesta en el auge de la homosexualidad como estilo de vida aceptable. Está detrás de la pornografía que impregna casi todos los aspectos de la vida en nuestros tiempos. Los estadounidenses también adoran al dios Moloc, el dios terrible a cuya boca ardiente los padres de la antigüedad arrojaban a sus propios hijos, destruyéndolos para aliviar la culpa de sus propias conciencias.

Gracias, Padre, por la fe, el amor y la esperanza que veo en quienes te conocen. Enséñame, junto con ellos, a apartarme de los ídolos sin valor y a servir al Dios vivo y verdadero.

Aplicación a la vida

¿En quiénes ve obras producidas por la fe, trabajo impulsado por el amor y resistencia inspirada por la esperanza? Dé gracias a Dios por ellos y délos a conocer.

Esta devoción diaria fue inspirada por un mensaje de Ray

Changed Lives

Lea el mensaje de Ray