Perseverant Woman Free-Climbing a Vertical Rock Face

Devoción del 3 de marzo

Amor en conocimiento

Y esto pido en oración: que vuestro amor abunde aún más y más en conocimiento y en toda comprensión.

Filipenses 1:9

Si tú y yo estuviéramos escribiendo una carta a nuevos cristianos, queriendo animarles a ser activos, ¿qué diríamos? ¿No es cierto que probablemente les urgiríamos a atestiguar?, porque de alguna manera en nuestros días se nos ha ocurrido la idea de que toda vida cristiana existe tan sólo con un propósito: que el creyente sea un testigo verbal. Y si estamos llevando a cabo ese trabajo de hablar con alguien sobre Dios, entonces estamos cumpliendo todo lo que se espera de nosotros en nuestras vidas cristianas.

Pero Pablo no dice una sola palabra sobre esto. Porque, claro, el amor en acción es el mejor testigo. Él dice: “que vuestro amor abunde aún más y más”. Que el amor de Cristo que está en ti, y que no puedes evitar encontrar ahí si eres un creyente, pueda encontrar expresión en el cariño. ¿Qué significa eso? Eso significa que hay una actividad resultante: ¡el amor en acción! No una promesa, sino un cumplimiento. Creo que necesitaban esto en Filipos, y creo que nosotros también lo necesitamos donde sea que vivamos, que nuestro amor resulte en actividad. De otra forma, es como dice Santiago: “la fe sin obras está muerta” (Santiago 2:26b). Si el amor no se demuestra en alguna acción, entonces no es un amor verdadero.

Hay dos cosas añadidas: “en conocimiento y en toda comprensión”. El amor por sí mismo, dejado a fluir desenfrenado y sin regular, puede ser desastroso a veces. El amor actúa como odio si se niega a pensar. Todos hemos tenido experiencia con gente que tiene buenas intenciones, pero no se molestan en comprender los hechos y ver si pueden ayudar de forma inteligente, y a veces son una gran molestia. Pablo dice que eso no es suficiente. Amor con conocimiento. Entérate de cuál es la situación. Ve cómo puedes realmente ayudar. No planees ayudar sin ninguna investigación de si esto solucionará la situación.

Después, amor con “toda comprensión”. Pablo dice que hay un tiempo para ayudar, y hay gente a la que ayudar, pero hay momentos y gente a la que no se debe ayudar. Una de las debilidades de la vida presente de la iglesia es que damos dinero libremente para actividades para las que no se debiera dar. No ejercitamos el discernimiento. Hay gente que, a causa de su actitud y su situación, no pueden ser ayudados por el momento. Pienso en la historia del hijo pródigo, cuando ese chico se encontraba en el país lejano. Creo que de alguna forma el padre sabía dónde estaba su hijo y lo que estaba haciendo, pero nunca se ofreció a ayudarlo. No podía. Le dejó que se fuera a ese país lejano porque no había nada más que pudiera hacer. No podía ayudar al chico hasta que no volviera, y cuando así lo hizo, la ayuda estaba disponible.

Padre, Tu eres del que se dice: “Dios es amor”. Más y más, que Tu amor me defina a mí y a todas mis acciones.

Aplicación a la vida

¿Están nuestras vidas como discípulos de Cristo motivadas e informadas por la cualidad del amor? ¿Buscamos sabiduría y percepción del Espíritu Santo en el estudio de la Palabra y en oración?

Esta devoción diara fue inspirada por un mensaje de Ray

Partners!

Lea el mensaje de Ray