Devoción del 11 de julio

Lo inclusivo y lo exclusivo de Jesús

Jesús le dijo: ―Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.

Juan 14:6

Jesús hizo esta afirmación a los discípulos para llamarles la atención sobre algo que ellos sabían pero no se habían dado cuenta de que lo sabían. Les dijo: “sabéis a dónde voy”. Y Tomás le dijo: “Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?”. Jesús dijo que sí lo sabían, pero no eran conscientes de que lo sabían.

Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Eso es lo que he querido decir, Tomás. Tú me conoces y por lo tanto conoces el camino, porque yo soy el camino”.

¡Esta afirmación única de Jesús revela la grandeza de Su carácter y de Su ser! Está lo inclusivo de esta afirmación, y todo está relacionado con el Padre. “Yo soy el camino al Padre”, dice Él. Si usted conoce a Jesús, Él le llevará a usted a Dios. Cuando yo empecé mi vida cristiana de niño, me dí cuenta que Aquel con el cual yo estaba tratando era el Señor Jesús. A mí me encantaban los himnos acerca de la cruz y la obra de Cristo y me encantaba pensar acerca de Él como el Salvador. Pero gradualmente el Padre ha quedado enfocado. Con más frecuencia mis pensamientos tienen que ver con la paternidad de Dios, y yo me deleito en la gloria de esta relación.

Jesús dice que Él es el camino al Padre. Todo el conocimiento acerca de Dios que nosotros los humanos anhelamos tener ha sido revelado en las palabras de Jesús sobre el Padre. Él desvela el corazón del Padre, Su poder, Su sabiduría y Su amor, todo lo cual suple totalmente las necesidades humanas. Él es el camino, para que los humanos podemos escogerlo; Él es la verdad, para que la mente lo pueda entender; Él es la vida, para que el corazón humano pueda experimentarlo. Por lo tanto el conocer a Cristo implica a toda la persona y lleva a toda la experiencia de la plenitud de Dios.

Pero fíjese usted además en lo exclusivo de Su afirmación: “nadie viene al Padre sino por mí”. Ocasionalmente alguien podrá decir: “Ustedes los cristianos son tan estrechos. ¿Por qué insisten en que Jesús es el único camino por el cual se puede venir a Dios? Otras religiones se están esforzando en conocer al mismo Dios y otras religiones son más tolerantes”.

Eso es cierto; nosotros somos muy estrechos. Respecto a este punto Jesús mismo fue estrecho, y nosotros no nos atrevemos a ir más allá de lo que Él dijo, porque la verdad misma es estrecha. La compañía telefónica es estrecha. Si usted quiere llamar a alguien, la compañía telefónica insiste en que use una serie de números en exactamente la secuencia correspondiente y no deja el menor espacio para que usted ande jugando con esos números. ¡En ese sentido es estrecha sobre este punto!

La verdad es de esta manera. Jesús es el cumplimiento de Sus propias palabras: “Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; pero estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13-14). Otros podrán enseñar acerca de Dios y puede que digan que están enseñando la verdad y que están buscando la vida, pero solo Jesús dice: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”.

Señor Jesús, Tú eres el camino al Padre. Gracias por enseñarme esto y gracias por invitarme a compartir la plenitud de Su verdad y de Su vida.

Aplicación a la vida

¿Hay más de una manera de venir a Dios? ¿Qué cree usted que debemos de hacer para encontrar a Dios?

Esta devoción diara fue inspirada por un mensaje de Ray

The Cure for Heart Trouble

Lea el mensaje de Ray