Devoción del 6 de enero

Los peligros de la popularidad

Pero Jesús se retiró al mar con sus discípulos, y lo siguió gran multitud de Galilea. También de Judea, de Jerusalén, de Idumea, del otro lado del Jordán y de los alrededores de Tiro y de Sidón, oyendo cuán grandes cosas hacía, grandes multitudes vinieron a él.

Marcos 3:7-8

A nosotros nos cuesta trabajo comprender el tamaño de esta multitud. No se trataba tan solo de unas pocas personas o incluso de unos cuantos cientos de personas. Sin duda había literalmente cientos de miles de personas en esta multitud, que venían de por todo el país y aún de más allá. Se habían reunido de todas las ciudades para escuchar a este asombroso profeta que había aparecido en Galilea y que estaba diciendo cosas tan sorprendentes.

Usted puede ver cómo Marcos enfatiza realmente la multitud en toda esta división. En el versículo 20 dice: “se juntó de nuevo tanta gente que ni siquiera podían comer pan”. Y a continuación, en el versículo 32, dice: “la gente... estaba sentada alrededor de él”. Y en el capítulo 4, versículo 1: “Otra vez comenzó Jesús a enseñar junto al mar. Y se reunió alrededor de él tanta gente, que subió a una barca que estaba en el mar…”. Y luego, en el versículo 36, Marcos dice: “Una vez despedida la multitud”, cruzaron al otro lado del lago. En el capítulo 5, versículo 21, dice: “Al pasar Jesús otra vez en una barca a la otra orilla, se reunió a su alrededor una gran multitud; y él estaba junto al mar”, y en el versículo 24 dice: “Fue, pues, con él, y lo seguía una gran multitud, y lo apretaban”. De manera que este es el periodo cuando Jesús está siendo apretado por una gran multitud de personas, siendo el periodo de Su mayor popularidad.

Para muchos, esta ha sido la medida del éxito de Jesús, como lo sería con frecuencia al evaluar en la actualidad el éxito de una persona. Cualquiera que consiga que le siga una gran multitud está considerado como alguien que tiene éxito. Hoy en día llamamos a estas personas “estrellas”; estos son los actores, los atletas famosos, los cantantes estrella, los políticos estrella, las diferentes personas que han conseguido en nuestros días lo que se considera la marca del éxito. Por lo tanto, no es de sorprender que uno de los musicales más populares fuese “Jesucristo superestrella”. Él es quien consiguió que le siguiesen estas enormes multitudes de las ciudades en Su día.

Pero al leer este relato a fondo, verá usted que la intención de Marcos es destacar la debilidad de la popularidad, lo vacío y falto de valor de ser popular, y el enorme daño y peligro que produce la popularidad al ministerio de nuestro Señor. Una de las peores cosas que puede sucedernos, como deja perfectamente claro este relato, es que seamos presa de un movimiento popular, porque de él surgen falsas fuerzas. Este es todo el impacto de esta sección. El enfatizar de manera equivocada es algo que se convierte fácilmente en actitudes equivocadas que se producen en un movimiento popular. De modo que la popularidad es algo que deberíamos vigilar atentamente; y cuando un movimiento es popular, como lo es el cristianismo en muchos lugares actualmente, debemos andarnos con cuidado y asegurarnos de que estamos escuchando la voz del Espíritu de Dios.

Padre, te doy gracias por la verdad que encontramos en Jesús. Ayúdame a andarme con cuidado con los peligros de la popularidad.

Aplicación a la vida

¿Evaluamos nosotros el éxito por el tamaño de nuestro público y su aplauso? ¿Qué podemos aprender de la vida y la muerte de nuestro Señor acerca de la superficialidad y el peligro de la popularidad?

Esta devoción diara fue inspirada por un mensaje de Ray

Falsas fuerzas

Lea el mensaje de Ray