Devoción del 8 de noviembre

Los siervos del Señor

Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganarán para sí un grado honroso y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.

1 Timoteo 3:13

Aquí Pablo explica la función del diácono, y habrá dos cosas que serán el resultado cuando el servicio del diácono se realice correctamente. Primero, creará un gran sentido de apreciación por parte de la congregación, y los diáconos contarán con un “grado honroso” para sí mismos. Su propio ministerio disfrutará de una amplia recepción y será apreciado. Nosotros deberíamos ir con cuidado en lo que se refiere a darnos cuenta de todos aquellos que están sirviendo en una congregación, y de vez en cuando debería haber alguna manera de reconocerlos. Es justo que demos gracias y que no demos por sentado a aquellas personas que con gusto y fidelidad sirven semana tras semana. No estamos pagando a estas personas, y no han sido contratadas para realizar este trabajo, sino que lo hacen de manera voluntaria en el nombre de Cristo. Esto debiera ser motivo de que la congregación les tuviese un gran sentimiento de aprecio.

Pero lo segundo que dice Pablo es muy interesante. Dice que los diáconos ganan para sí mismos “mucha confianza en la fe que es en Cristo”. La palabra es en realidad audacia. Cuando sirve usted al Señor de todo corazón en cualquier ministerio que Él le da a usted, especialmente si es algo que hace a favor de toda la congregación, desarrolla usted un maravilloso sentido de que Dios está obrando con usted para resolver los problemas, y esto crea un profundo sentimiento de audacia.

Yo tengo un documento asombroso que me entregó un anciano que trabaja en una de las principales industrias. Este hombre dijo que había empezado a darse cuenta de que desde que se dio cuenta de que Jesús era el Señor de su vida, no solo era Señor en la iglesia y en sus relaciones cristianas, sino que era Señor de su vida en su trabajo y podía obrar por medio de él en las tareas que le habían sido asignadas tan libre y abundantemente como lo hacía en cualquier cuestión relacionada con la iglesia. De manera que empezó a apoyarse en el Señor en el trabajo, esperando que Dios le ayudase a pensar y tener percepciones claras en aspectos de su trabajo que otros, tal vez, no verían. Descubrió que era verdad que el Señor le ayudó efectivamente a ver las cosas que otros no veían. Se encontró con que tenía, en un sentido, una ventaja sobre otros, porque el Señor de la gloria estaba iluminando su mente y su corazón para que viese cosas acerca de su trabajo que otros pasaban por alto.

Este es un testimonio notable respecto a lo que Pablo estaba diciendo. Cuando usted sirve al Señor en cualquier capacidad, usted sale ganando por parte de Dios, y aquí les ha sido prometido a los que sirven como diáconos en la congregación que tendrán una gran audacia en la fe. ¡Qué maravillosa promesa, qué adecuada y plenamente se confirma por medio de este testimonio!

Padre, te doy gracias por la cualidad práctica de Tu Palabra. Enséñame a ser un siervo fiel y a depender de Ti en todas las cosas, contando con la sabiduría que Tú me impartes.

Aplicación a la vida

¿Estamos nosotros sirviendo a otros por amor a Cristo, o para nuestros propios planes egoístas? ¿Buscamos continuamente el poder y la sabiduría de Su vida morando en nosotros?

Esta devoción diara fue inspirada por un mensaje de Ray

The Lord's Servants

Lea el mensaje de Ray