Devoción del 24 de julio

La disciplina de la demora

Al oír esto, Félix, como estaba bien informado de este Camino, los relegó, diciendo: “Cuando descienda el comandante Lisias, acabaré de conocer de vuestro asunto”. Y mandó al centurión que se custodiara a Pablo, pero que se le concediera alguna libertad, y que no impidiera a ninguno de los suyos servirlo o venir a él.

Hechos 24:22-23

Este es el relato de una de las demoras inescrutables de Dios que nos afligen a menudo. Pensamos que algo que queremos que ocurra va a ocurrir muy pronto. Entonces al movernos hacia ello encontramos que se aleja de nosotros, retrocede de nosotros, nos elude. A veces nos toma meses o años el llegar al punto que pensábamos que estaba al alcance. Estas circunstancias producen preguntas en nuestras mentes y corazones. Así mismo con el apóstol. Aquí comenzamos a ver la disciplina de la demora de Dios.

Félix realmente no necesita que Lisias descienda. Ya ha recibido una carta exonerando a Pablo. Pero utiliza esto como un pretexto para poder oír más del apóstol. La curiosidad de Félix ha sido despertada y, como nos cuenta Lucas, sabía algo sobre el cristianismo y quiere oír más. Así que retiene a Pablo en custodia, aunque tiene todo derecho legal a dejarle en libertad.

Ahora, no le eches la culpa a Félix, porque está siendo utilizado como un instrumento para llevar a cabo los propósitos de Dios con Pablo. Esta es la obra de un Padre celestial amante que está preocupado por Su querido hijo. Acuérdate de que Pablo, por desobediencia, a pesar de las advertencias persistentes del Espíritu Santo, había elegido el camino que le llevó a los grilletes y el encarcelamiento. Había desobedecido la orden directa del Espíritu de que no debía ascender a Jerusalén.

Hay una lección muy instructiva aquí para nosotros. Es simplemente que cuando desobedecemos a Dios y más tarde somos perdonados, como fue perdonado y restaurado Pablo, el perdón no cambia el camino que hemos elegido. Dios no elimina las pruebas y las dificultades que hemos asumido deliberadamente. Lo que hace ese perdón es restaurar a ese camino todo el poder y el júbilo y la alegría que era nuestra experiencia antes de que camináramos en desobediencia. Encuentras que eso es lo que ocurre aquí con Pablo. Cuando fue restaurado a la hermandad de su Señor por la aparición del Señor Jesús a él en prisión en Jerusalén, como vimos en un capítulo anterior, el camino del encarcelamiento no fue cancelado. Permanece prisionero, y le quedan dos largos y agotadores años de esperar en Cesarea, y tres más en Roma, como prisionero del Señor. Dios no elimina eso, pero sí lo transforma en una experiencia más fructífera y productiva para el apóstol.

Este es el punto que esta sección completa nos está presentando. Vemos a Pablo siguiendo adelante, atado como un prisionero, encontrando, sin embargo, que la plenitud del poder y la gloria de Dios es capaz de obrar en él tan libremente por medio del canal de encarcelamiento como lo hizo cuando era libre. El encarcelamiento no era cómodo, pero lo aceptó como la provisión de Dios para él, y encontró que no fue nada menos el instrumento de la obra y el poder de Dios que lo que había experimentado anteriormente.

Padre, gracias de nuevo por esta lección de la vida de este poderoso apóstol. ¡Cuán fielmente has tratado con él! ¡Qué profundamente aprendió estas verdades! ¡Cuán fielmente me las relata a mí para que pueda aprender a aceptar Tus demoras, no como negativas, sino como oportunidades para el enriquecimiento y la promoción!

Aplicación a la vida

El manejo del tiempo es una disciplina aprendida. ¿Estamos resentidos de que Dios tiene la última palabra? ¿O estamos aprendiendo a descansar en Su sabiduría soberana y en Sus caminos?

Esta devoción diara fue inspirada por un mensaje de Ray

Discipline of Delay

Lea el mensaje de Ray