Devoción del 10 de octubre

Diseño y determinismo

Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar ni una de ellas.

Salmo 139:16

La frase “mi embrión” literalmente en hebreo es: “mi sustancia enrollada”. Esto nos presenta una imagen del embrión todo enrollado. Hoy en día las personas están haciendo preguntas acerca de cuándo empieza la vida. ¿Cuándo se convierte un embrión en un ser humano? La respuesta del salmista es: “En mi estado embriónico enrollado tus ojos me contemplaron a mí; no contemplaron una colección impersonal de células que todavía no eran yo”. La maravilla del cuerpo humano, incluso en esa etapa del crecimiento, le ha convencido de que Dios está con él y le conoce de inmediato.

Algunos se acordarán del caso Alger Hiss hace ya muchos años. Alger Hiss fue acusado de una conspiración comunista mientras era funcionario del gobierno. Uno de los principales participantes en este caso fue un hombre llamado Whittaker Chambers, que también era miembro del partido comunista y un contacto de Alger Hiss. Whittaker Chambers escribió después un libro en el que contaba cómo se había vuelto cristiano. Un día cuando estaba sentado, teniendo sobre su regazo a su hijita de dos años de edad, se fijó en su oreja y le llamó la atención. Se sintió sorprendido por el diseño de esa oreja. Por lo preciosa que era, semejante a una concha, y lo perfectamente diseñada que era para captar cada una de las hondas de sonido que estaban en el aire y que el cerebro convertía en sonido. Sabiendo algo acerca de la mecánica del oído, empezó a pensar en ello. Se sintió impresionado por lo imposible que era que algo tan complicado, tan complejo, que había sido diseñado de una manera tan preciosa, pudiera ser el resultado de la pura casualidad. Esto le llevó a otras líneas de pensamiento, y al final acabó por investigar la postura cristiana y se hizo cristiano. El argumento del diseño es un gran argumento y es el que usa aquí el salmista.

No solo está impresionado por el argumento del diseño, sino por la evidencia del determinismo. Evidentemente tuvo una experiencia similar a la de muchos de nosotros, porque llegaron ciertos días en su vida durante los cuales tantos factores sin relación alguna de repente encajaron para crear una circunstancia o una experiencia que él no podía evitar ser consciente de que algo estaba haciendo que sucediese, y todo ello estaba sucediendo por una mente mucho más grande que la suya.

A todos nosotros nos ha sucedido algo de repente, algo que no planeábamos o que no esperábamos, algo que estaba compuesto por muchos factores diferentes que de repente encajaban juntos, uniéndose de una manera preciosa, de manera que nos dimos cuenta de que Otro estaba planeando nuestros días, pero al mismo tiempo permitiéndonos tener la libre voluntad en esta experiencia. Fue el hecho de que, antes de que tuviesen lugar estos días, estaban escritos en el libro de Dios y habían sido planeados por Él.

Señor, nadie me conoce como Tú. Tú me conocías antes de que yo naciese y Tú sabías lo que me esperaría cada día de mi vida. Te alabo y te doy las gracias por Tu íntimo conocimiento de mí.

Aplicación a la vida

¿Hemos contemplado profundamente el diseño organizado que vemos en la creación? ¿Qué podemos decir acerca de los fragmentos de nuestras vidas que parecen reunirse como si fueran parte de un plan maestro?

Esta devoción diara fue inspirada por un mensaje de Ray

Who am I, Lord?

Lea el mensaje de Ray