Devoción del 14 de noviembre

Cómo ver a los demás

No reprendas al anciano, sino exhórtalo como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos; a las ancianas, como a madres; a las jovencitas como a hermanas, con toda pureza.

1 Timoteo 5:1-2

Oculto en este versículo se encuentran percepciones profundamente psicológicas que con tanta frecuencia encontramos en las Escrituras, que dicen que la manera de tratar a las personas depende de lo que vemos en ellas. En el mundo, casi todo el mundo pertenece a la categoría de un rival que está intentando derrotar a la competencia o un amigo al que puede usar para avanzar. Sin embargo, como cristianos debemos tener un punto de vista totalmente diferente acerca de otras personas. Pablo le dice a este joven pastor que considere a los ancianos como miraría a su propio padre, que los vea como hombres con cierto grado de experiencia, hombres que han sobrevivido a crises en sus vidas, hombres que han desarrollado un cierto grado de comprensión y de sabiduría.

Además, Pablo le dice a Timoteo que considere a los hombres jóvenes como si fuesen sus hermanos. De nuevo, esto recuerda a Timoteo que está formando parte de una relación familiar. Los hombres jóvenes no son sus rivales ni sus enemigos, son sus hermanos. Una relación como hermanos implica ser abiertos y honestos los unos con los otros, mostrando respeto e interés los unos por los otros. Cuando un joven ve a otros jóvenes como hermanos, también él será tratado de la misma manera.

Pablo le dice a Timoteo que trate a las mujeres de más edad como madres. Yo recuerdo a varias mujeres mayores que fueron como madres para mí cuando yo era joven. Como resultado de ello, aprendí a tratarlas con un gran respeto por la sabiduría y el amor que me manifestaron.

A continuación Pablo le dice a Timoteo que un pastor joven debe tratar a las mujeres jóvenes como hermanas, con amor, con interés y solicitud, pero, sin duda, sin ningún intento de mantener una relación sexual. Este es el motivo por el que Pablo añade las palabras “con toda pureza”. El pastor joven debe ser puro en sus intenciones, sus actitudes y su trato con las mujeres más jóvenes en la congregación. Posiblemente no tuviese nada de malo que Timoteo pudiese tener una relación romántica que eventualmente llevase al matrimonio con una mujer joven en la congregación, pero Pablo le está recordando sencillamente que la relación normal de un pastor joven con las mujeres jóvenes es la de un hermano que las está ayudando, intentando comprenderlas.

Señor, te doy gracias porque cuando Tú me llamaste me colocaste en una familia. Enséñame a ver a otros a mí alrededor como padres, madres, hermanas y hermanos en Cristo.

Aplicación a la vida

Las relaciones sanas exigen el respeto mutuo. ¿Somos nosotros diligentes para ver a otros como personas por las que murió Cristo? ¿Respetamos la prerrogativa de Dios en la vida de todas las personas?

Esta devoción diara fue inspirada por un mensaje de Ray

The Care and Feeding of Widows

Lea el mensaje de Ray