Devoción diarias

Hechos 13-28: Punto decisivo

Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra. (Hechos 1:8)

El libro de los hechos de los apóstoles es la crónica de los eventos que hicieron que el evangelio traspasara los confines del judaísmo y la ciudad de Jerusalén para alcanzar los límites del mundo entonces conocido; y todo ello en una sola generación.

  1:  La estrategia del Espíritu Hechos 13:1-12
  2:  La palabra radical de justificación Hechos 14:32
  3:  El poder de la obediencia Hechos 14:1-10
  4:  Predicando a gente que no es religiosa Hechos 14:11-28
  5:  Traicionando el evangelio Hechos 15:1-21
  6:  Un agudo desacuerdo Hechos 15:22-41
  7:  El principio subyacente Hechos 16:1-9
  8:  Un corazón es abierto Hechos 16:11-24
  9:  Regocijándose en el sufrimiento Hechos 16:25-40
10: Más noble Hechos 17:1-15
11: Enfrentándose a la idolatría Hechos 17:16-34
12: Ánimo del Señor Hechos 18:1-22
13: Medio cristianos Hechos 18:23-19:7
14: ¡Fuera, brujería! Hechos 19:8-20
15: El cristianismo es peligroso Hechos 19:21-20:1
16: Vencido del sueño Hechos 20:2-12
17: La cosa principal Hechos 20:13-38
18: El error de Pablo Hechos 21:1-16
19: Libertad en Cristo Hechos 21:17-26
20: Derribados pero no destruidos Hechos 21:27-40
21: El conocer Su voluntad Hechos 22:1-29
22: Cuando la carne reina Hechos 23:1-5
23: ¡Restauración! Hechos 23:6-35
24: La disciplina de la demora Hechos 24:1-23
25: El juicio venidero Hechos 24:24-27
26: Por la fe que es en mí Hechos 25:1-26:23
27: Que fuerais hechos tales cual yo soy Hechos 26:24-32
28: Fuerza secreta Hechos 27:1-26
29: A salvo en la playa Hechos 27:27-44
30: Al judío primeramente Hechos 28:1-28
31: El final del principio Hechos 28:30-31

Introducción a las devociones de julio

El capítulo trece es un punto decisivo en el libro de Hechos. Es lo que Winston Churchill hubiera llamado uno de los goznes de la historia. Marca el comienzo de la tercera fase de la gran comisión de nuestro Señor. En el capítulo que abre este libro, antes de que haya ascendido a los cielos, Jesús les dijo a Sus discípulos: “pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos” (Hechos 1:8a). Entonces les delineó geográficamente cómo los testigos debían de proceder, empezando en Jerusalén, y después en Judea y Samaria, y finalmente hasta lo último de la tierra. En el capítulo 13 nos encontramos con el comienzo de la última fase, el ir hasta lo último de la tierra. Es también el comienzo del apostolado de Pablo. Hasta este momento, aunque fue llamado a ser un apóstol cuando fue convertido en el camino a Damasco, nunca ha actuado como un apóstol. Ahora, unos once o doce años después de su conversión, comienza a cumplir su ministerio al cual fue llamado como un apóstol de Jesucristo. Quizás lo más importante sobre esta sección sea que aquí se encuentra una revelación de la forma en la que el Espíritu guía, cómo el Espíritu guía a Su pueblo.