Devoción diarias

Salmos: Cantos folklóricos de fe

Caerán a tu lado mil y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegarán. Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos. Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación, no te sobrevendrá mal ni plaga tocará tu morada. (Salmos 91:7-10)

Los salmos se hicieron para enseñarnos a hacer una cosa: adorar. Estos salmos reflejan todas las emociones humanas, pero lo hacen de una manera importante: son emociones vistas en relación a Dios. Este libro, por tanto, nos enseña cómo ser sinceros ante Dios.

  1:  El secreto de la belleza y la fortaleza Salmo 1
  2:  La luz y la verdad Salmo 43
  3:  Cuando los pies resbalan Salmo 73:1-14
  4:  La vista desde el santuario Salmo 73:15-28
  5:  El refugio Salmo 90:1-6
  6:  El sentido trágico de la vida Salmo 90:7-17
  7:  Un lugar en el que establecernos Salmo 107:1-32
  8:  Un amor firme Salmo 107:1, 33-43
  9:  Cuando usted es falsamente acusado Salmo 109
10: Diseño y determinismo Salmo 139:1-18
11: Una oración de pasión Salmo 139:19-24
12: Faltas ocultas Salmo 19
13: Ayuda desde el santuario Salmo 20
14: El salvador sufriente Salmo 22
15: Sin necesidades Salmo 23:1
16: Donde las necesidades quedan suplidas Salmo 23:2-3a
17: La guía Salmo 23:3b
18: Pasando por el valle Salmo 23:4
19: La adoración en el desierto Salmo 23:5-6
20: Un cántico de resurrección Salmo 40
21: El Rey en Su belleza Salmo 45
22: El sacrificio de la acción de gracias Salmo 50
23: Pidiendo misericordia Salmo 51:1-9
24: Un espíritu dispuesto Salmo 51:10-19
25: Una crisis de fe Salmo 77:1-10
26: Obteniendo la ayuda de Dios Salmo 77:11-13
27: De la desesperación a la victoria Salmo 77:14-15
28: El hombre y Dios Salmo 8
29: El secreto de la utilidad Salmo 84
30: ¿Por qué damos gracias? Salmo 95:1-5
31: ¡Escuchad Su voz! Salmo 95:6-11

Introducción a las devociones de octubre

Este mes descubriremos lo que muchos consideran la parte más rica de las Escrituras. C. H. Spurgeon llamó a los Salmos el tesoro de David, y una tesorería es el lugar donde se guardan las riquezas.

Los salmos son los cantos folklóricos de la Biblia, y esta es una generación a la que le fascinan los cantos folklóricos. Estos maravillosos antiguos cantos folklóricos se parecen mucho al estilo de música de las baladas que oímos tanto hoy, que sencillamente cuentan las experiencias de varios hombres y mujeres. Los salmos relatan las experiencias de los creyentes en el pasado, reflejando sus trastornos emocionales, sus problemas y las alteraciones con las que se enfrentaron los santos de antaño. Sus canciones nos relatan de qué manera encontraron el camino en medio de ellos, y, por lo tanto, son maravillosos para ayudarnos a nosotros en nuestras presiones emocionales. No hay otro libro como Salmos para hacer frente a la necesidad del corazón cuando se siente desanimado y derrotado, o cuando está gozoso y animado. Este libro no tiene igual en lo que se refiere a expresar las emociones. Los salmos nos ayudan sencillamente porque nos muestran cómo encontrar el camino cuando nos vemos rodeados por una serie de problemas.

La mayoría de los salmos fueron escritos por David, pero no todos. Algunos de ellos fueron escritos por los directores del coro en Jerusalén, y los nombres de Asaf, Jedutún, Etán, y otros que aparecen en los salmos, indican directores del coro real. Uno o dos de los salmos fueron escritos por Moisés, y uno o dos por el rey Salomón. Hay varios salmos cuyos autores resultan imposible identificar. Todo el libro es una colección que reunieron los antiguos hebreos a fin de que nosotros pudiésemos entender las alegrías y los sufrimientos por los que pasó el pueblo de Dios, y cómo encontraron el camino durante los tiempos de dificultad.

POR FAVOR FÍJESE: Las devociones del 15 a 19 de octubre fueron escritos por David Roper.